lunes, 27 de julio de 2009

El fracaso de PROCAMPO

De acuerdo con “Los programas de subsidios al campo: Las razones y las sinrazones de una política mal diseñada”, de Mauricio Merino, del CIDE, el Programa de Apoyos Directos al Campo (PROCAMPO) ha sido un rotundo fracaso desde que comenzó a implementarse en 1994. De acuerdo a este análisis, desde entonces se han destinado 171 mil millones de pesos con el objeto de asegurar el abasto de insumos para la producción de granos básicos y otros cultivos, ante la apertura del sector agropecuario, en el marco del TLCAN.

Sin embargo, la forma en que opera el programa ha llevado al programa al fracaso. Recordar que el monto transferido a los productores se basa en la cantidad de tierra en producción que se posee, lo cual resulta en un programa regresivo, que otorga los mayores apoyos a quienes más tienen. De esta manera "el primer 10% de beneficiarios de esos subsidios (543 mil 970 productores) ha obtenido 57% del total de esos recursos: casi 96 mil millones de pesos... en cambio, 80% de los productores con menos de cinco hectáreas han recibido 27% de los subsidios, unos 46 mil millones de pesos". Por el lado de la producción, los resultados no son alentadores pues "en 14 años de prevalencia del programa, la superficie sembrada de granos básicos disminuyó 1.2 millones de hectáreas".

Fuente: La Jornada

Así, los recursos de PROCAMPO que reciben los productores más pobres en su mayoría se destinan al consumo de alimentos y otros artículos de primera necesidad, mientras que entre los mayores beneficiarios se incluyen desde grandes empresarios, hasta políticos y narcotraficantes, de acuerdo a los datos presentados por Subsidios al Campo en México, "un esfuerzo conjunto por parte de organizaciones de la sociedad civil e instituciones académicas que pretenden contribuir con información analítica y datos oficiales al debate público sobre las políticas agropecuarias de México".


Si bien miembros de todas las fuerzas políticas se han pronuncia en el sentido de la reformulación y la política económica, el PROCAMPO sería uno de los programas que urge replantear en su estructura toda, pues es sin duda ineficiente y se presta a su uso con fines políticos y clientelares. Para muestra, la nota El Universal, "Depredan Procampo políticos y narcos" incluye testimonios de ex funcionarios que dan fe de los malos manejos al seno de dicho programa, siendo bastante claro que el problema del campo y las transferencias no es una cuestión sólo de magnitudes, sino de focalización, implementación y diseño.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola:
Lo más destacable de todo esto es que nadie hace nada, están los padrones, pero parece que las cosas están bien. Y los políticos aceptan, sin el más minimo pudor o descencia, que son beneficiarios, como si no bastara con lo que ganan.

Anónimo dijo...

El PROCAMPO es una muestra de que los programas asistencialistas no sirven de nada en una economia, aunque se siga insistiendo, introducen distorsiones insalvables. Nadie tiene el valor de decirlo enfrente de la gente ni asumen el costo politico de este tipo de medidas.
Jorge. L