lunes, 2 de julio de 2012

Andrés por segunda vez

Los resultados de la elección de ayer no favorecen el proyecto de la izquierda. Sin embargo, esto no es del todo un fracaso, no para mí, que no veo en Andrés Manuel a un caudillo obsesionado con el poder, sino a un verdadero líder social. Debemos ser justos, Andrés Manuel hizo en la campaña que se duplicaran sus intenciones de voto. Peleó contra una imagen negativa, parte explicable por sus errores, parte también debida a los embates de los medios, que promovieron la figura de un mesías que nunca existió, medios que lucraron con el miedo y la desinformación.

Es injusto criticar hoy a Andrés Manuel y achacarle la derrota en las urnas de la izquierda. Es injusto con el hombre que logró hacer de la izquierda mexicana una fuerza electoralmente competitiva, una izquierda que antes de Andrés Manuel era una izquierda testimonial. Es injusto con el líder que colocó en la agenda nacional, por segunda vez, una serie de planteamientos de justicia que hoy muchos hemos tomado como nuestra lucha. Es injusto seguir diciendo 'era Ebrard' como si Marcelo fuera el ejemplo de la izquierda que queremos.

Andrés Manuel puede estar ya cansado e irse a La Chingada. Estoy seguro que eso no hace miserable a un hombre que no ambiciona el poder. Hay muchos más que son más miserables estando arriba. Pero nos quedamos muchos millones que estamos dispuestos a dar la lucha. Nos quedamos millones en la oposición que no cometerá los mismos errores del pasado. Habemos muchos que no permitiremos la regresión tan anticipada. Hoy, el proyecto de izquierda convence a uno de cada tres mexicanos, pero habemos quienes buscaremos que el resto se convenza de que si hay justicia nos va mejor a todos, que pedir redistribución no es resentimiento, que mandar al diablo lo inservible no es insurrección, que por el bien de todos, primero los pobres.


Muchas veces lo he dicho en este espacio, la democracia tiene muchas virtudes, pero no asegura que se tenga la razón. El PRI puede ganar legalmente elecciones, pero desde muchos frentes seguiremos dando la lucha por quienes cuestionamos la legitimidad de ganar à la priísta.

Es un honor estar con Obrador.

3 comentarios:

Cempazúchitl dijo...

Muy mal. Es mejor la corrupción del PRI que el odio del lopezobradorismo, que no es otra cosa que el PRI de antes de 1982.

Irvin Rojas dijo...

Me halaga saber que nunca podré escribir 'es mejor la corrupción del PRI'.
Saludos.

Cempazúchitl dijo...

Pues que te aprovechen tus twitteros y académicos (Jalife) antisemitas, tus periodistas agredidos, tus policías quemados vivos en Atenco, y todos aquellos a los que nos dijeron que "sólo la mierda votó por fecal".